Para salvar al Rey de la Selva, un llamado para encorralarlo

Tomado del artículo de James Gorman / New York Times.

Joao Silva/The New York Times. Un león macho caminando junto a una cerca electrificada en el Santuario Animal Sanwild en África del Sur. Un nuevo estudio sugiere que el cercado de los leones en África puede ser la mejor manera de protegerlos.

Tras 35 años de investigación de campo en las llanuras del Serengeti, Craig Packer, director del Centro de Investigación del León de la Universidad de Minnesota, ha perdido la paciencia con el romance del desierto africano. Cercas, dice, son la única forma de detener la caída en picada y de manera continua en la población de leones africanos.

“La realidad tiene que aparecer y que sea conocida”, dijo. “¿Quieres saber cuáles son las dos especies más perseguidas en África por mucho? Los elefantes y leones. Destruyen cultivos y el ganado, dijo, y a veces, en el caso de los leones, llegan a atacar la población humana”.

La meta del Dr. Packer es salvar a los leones. Cercarlos en zonas lejos de la gente y el ganado, él cree que es la mejor manera de hacer eso, tanto para la conservación como para la economía de las comunidades locales. Él postula este argumento en un artículo de este mes en Ecology Letters, junto con 57 co-autores, entre ellos la mayoría de los  principales científicos estudiosos del león además de un grupo de conservacionistas renombrados a nivel mundial.

En el documento se establece el valor de las cercas de forma clara, aunque no llega a proponer las cercas metálicas como la única opción viable. Esa es la visión propia Dr. Packer. Con una población humana en crecimiento cuyos derechos deben ser tomados en cuenta en la ecuación final, la co-existencia con los leones no es práctica, ni es justo para los seres humanos que tienen que vivir cera de los grandes felinos.

En la conversación, el Dr. Packer va más allá de la prosa mesurada científica del trabajo, descargando su frustración con la fantasía que a menudo se le ofrece a los turistas de un desierto africano libre y sin restricciones. “Eso fue hace 130 años, sólo estoy tratando de empujar a la gente a reconocer lo obvio. Seamos realistas aquí. ”

Los leones en África han perdido el 75 por ciento de su área de distribución en los últimos 100 años, los problemas entre las personas y los leones han aumentado, y algunas poblaciones de leones sufren de aislamiento genético. Panthera, una organización conservacionista dedicada a los grandes felinos, estima que hay 30,000 leones en África hoy en día, frente a los 200,000 leones de hace 100 años. Algunas poblaciones están bien, como en el Serengeti que no está cercado, y las de reservas en el sur de África.

Por medio de encuestas de 42 centros en 11 países de África, los autores del artículo en Ecology Letters concluyeron que sin cercas costaría $2,000 USD por kilómetro cuadrado anualmente mantener a los leones a un 50 por ciento de su potencial números. Con cercas el costo sería de $500 USD al año para mantener el 80 por ciento de su número potencial.

Algunas de las reservas en el sur de África son enormes. Kruger National Park cubre 7.500 millas cuadradas, un área más grande que Connecticut y Rhode Island juntos.

Las cercas son caras, pues la instalación cuesta alrededor de $3.000 USD por kilómetro, pero sin ella, el documento concluye que casi la mitad de las poblaciones de leones no delimitadas podría acercarse a la extinción en las próximas décadas.

No todos los autores ven el uso de cercas como la única solución, aunque reconocen su valor en muchas situaciones. Lucas Hunter, el presidente de Panthera, y un co-autor, dijo, “está claro que la cerca ayuda a la conservación del león.” Además, dijo, la gente fuera de África subestima las dificultades planteadas por los leones dijo, pues es “muy, muy difícil para vivir si eres una población humana que depende la subsistencia del ganado.”

Sin embargo, el Dr. Hunter dijo que tenía reservas acerca del uso generalizado de cercas. Mencionó que los autores no habían sido capaces de evaluar la eficacia de los diversos esfuerzos para resolver los conflictos entre los leones y las personas, incluyendo la gestión del ganado y otras situaciones, porque simplemente eran muy pocos de ellos (autores). Además dijo, “todavía hay grandes partes de desierto en África”, donde los conflictos entre humanos y leones todavía no son un problema. Y si la creciente población humana de África se concentra en las ciudades más que en las áreas silvestres, podría haber menos problemas entre las especies, disminuyendo la necesidad de cercas.

Tanto el Dr. Packer como el Dr. Hunter creen que los países desarrollados de occidente, e instituciones como el Banco Mundial, deben contribuir más para proteger los recursos de África, lo que puede ayudar a generar desarrollo económico a través del turismo.

Muchos países africanos necesitan ayuda. Incluso si eligen las cercas como la solución más rentable, algunos no se lo pueden permitir por su costo. Cercar la Reserva de Caza de Selous en Tanzania, por ejemplo costaría $30 millones USD, estimó el Dr. Packer. El área entonces debe ser gestionada, a unas 17.000 millas cuadradas, el proyecto de ley anual de gestionar la población de leones allí, cercada sería de $ 22 millones USD. Y esa no es la única área de leones en Tanzania.

Las necesidades de la población humana deben ser tomadas en cuenta, declara el Dr. Packer, y las cercas ayudan a hacer eso.