El café más exclusivo del mundo, que además de poco común, fomenta la crueldad

Tomado del Artículo de Michael Graham Richard para Treehugger.

Engañosamente se promueve que es “producido naturalmente”

Civeta "produciendo" café.

Civeta “produciendo” café.

El café de civeta, también llamado Kopi luwak, suena de entrada como un concepto interesante. Café producido a partir de semillas que han sido digeridas parcialmente por la civeta asiática de la palma, un tipo de comadreja de la familia Viverridae (no son felinos, aunque parecen un poco similares, por lo tanto su nombre de “gato que obra café”). Los aficionados al café de civeta argumentan que es mejor por el proceso de fermentación y las enzimas que le añade el tracto digestivo de la civeta, mejorando el “perfil de sabor” del café.

Todo suena bien mientras te imagines que los animales corren libremente en la selva de Indonesia, comiendo semillas de café a placer, y que los trabajadores caminan buscando las deposiciones de las civetas que contienen este raro café. Suena como a una búsqueda digna de Indiana Jones…

La realidad es otra, tristemente. La gran popularidad de este café, combinado con su alto precio ha creado una industria que no debería existir. Júzguelo usted mejor:

Un investigador asiático visitó varias granjas productoras de café de civeta en diversas poblaciones de Indonesia y Filipinas, dos de los mayores productores de kopi luwak. Filmaciones secretas de estas granjas, algunas de las cuales promueven su café como “producido naturalmente”, muestran a las civetas padeciendo infecciones en la piel y exhibiendo zoocosis, una condición donde los animales cautivos muestran comportamientos de neurosis, tales como el balancear, girar y contonear la cabeza insistentemente – indicaciones que esos animales padecen por el aburrimiento y la depresión.

¿Producido naturalmente? Mejor dicho: Producido salvajemente.